CONCLUSIONES DEL VIIIº ENCUENTRO NACIONAL DE DIRIGENTES

MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

15 AL 18 DE AGOSTO DE 2008

MAR DEL PLATA –PROV. DE BUENOS AIRES

UNIDAD EN LA CARIDAD

1º TEMA

 

Ver

Juzgar

Actuar

Precursillo

 

Se coincide que todos deben ser

Bautizados

En algunas Diócesis respecto al

matrimonio y las situaciones

limpiables, aceptan solo a casados

sacramentalmente, otras aceptan

solteros convivientes o parejas que

puedan limpiar su situación.

Cada Diócesis busca por diferentes

métodos acercar a Cursillos a los

alejados

Se busca preferentemente a los

alejados pero no en forma

excluyente.

Cuando hay pocas fichas no hay

selección (van todos), en

consecuencia no se tiene en cuenta

la finalidad del MCC y van

personas que no son vértebras. Esto

lleva a que luego no perseveren en

el MCC.

Se priorizan a los alejados buscando

la heterogeneidad, que sean

matrimonios, luego los solteros y

los viudos. En otras diócesis

aceptan que concurran solo uno de

los dos cónyuges.

En una Diócesis no van

embarazadas ni personas mayores a

70 años con problemas

Coinciden que no se aceptan

depresivos ni adictos

El tiempo de preparación varía de

acuerdo con la realidad de cada

candidato pero es el suficiente para

hacerse amigo, conocerlo a él y a su

esposa.

En algunos casos se detectan falta

de fidelidad en los datos con que se

llenan las fichas.

El objetivo de la preparación de los

candidatos es para que se preparen

para el triple encuentro

En algunas diócesis se da prioridad

a los ambientes que sugiere el

Obispo. Otras consi-deran los

ambientes móviles, donde nos

desenvolvemos todos los días

El conocimiento de los ambien-tes

debe llevar hoy a la actuali-zación

de los contenidos de los Rollos y

testimonios que en ellos se

incluyen. (1)

Fallamos en la realización de las

fichas, improvisadas, con datos no

veraces. No hay bancos de fichas,

se presentan a último momento.

Existencia de otros movimien-tos

con similitudes metodológicas y

con menos días.

Escasa preparación de los Padrinos a los ahijados.

La selección de fichas las hace la Escuela.

En general se desconoce "quién tiene que ir a Cursillo" Sacerdotes que firman fichas de candidatos que no conocen. Se "pescan" candidatos en el ambiente eclesial. Es importante la selección de los ambientes sin excluir a la elección de la persona.

Los planes Pastorales no influyen en la selección de candidatos ni en el método del MCC lo cual no nos exime de participar en ellos ni conocerlos como cristianos. Atento a la situación socio­económica, falta de recursos (los costos muy altos del Cursillo) Modelos de fichas muy complicados.

Visita de los Secretariados a las Escuelas para interiorizarse de sus necesidades y apuntalar a los dirigentes locales y estimularlos en el Precursillo. Concientización sobre el método

En algunos lugares invitación en

masa.

Sacerdotes que envían candidatos

desconociendo la finalidad.

Se obligan a candidatos a participar.

 

Falta de compromiso

Falta de testimonio

Falta de oración personal y

comunitaria.

Falta de tiempo para realizar la

labor.

Incoherencia

Falta de esfuerzo personal

Falta de formación

Falla en las Reuniones de Grupo y

Ultreyas.

Falta de responsabilidad

Cuesta motivar a las Escuelas

Dirigentes que no tienen Reunión

de Grupo, Ultreya, participación

en la Escuela o en la vida del

MCC.

No se conoce el material oficial en

algunas diócesis o se conoce desde

hace muy poco tiempo.

Existe bibliografía no oficial en

uso.

Falta unidad de criterio a nivel

país en cuanto al método ya que

algunas diócesis hacen

adaptaciones libres.(1)

Se utilizan herramientas que

pueden ser válidas pero no

corresponden al método.

 Vivir con más esperanza. Conformarse con ser Cursillistas y no dirigentes cristianos. Improvizar o desvirtuar los candidatos provocan afectar la preparación del mismo y su disposición para vivir la experiencia del Cursillo. Si bien en principio y ultimo termino es Cristo el que convierte al candidato

Mayor interacción del Secretariado con

la Escuela de Servicios para lograr una

mayor eficacia.

Mayor encarnación en el dirigente de la

mentalidad del MCC.

Mayor formación de los dirigentes en el

plano personal e integral.

Sacarnos la tibieza y disponer mayor

esfuerzo personal

Revisar las actitudes personales de cada

uno.

Motivar a la Ultreya permanente,

acercarse a la persona. Publicar

boletines mensuales o periódicos

Revisar y mejorar los medios de

comunicación del MCC y utilizar

eficientemente los medios masivos.

Motivar los precursillos en la Ultreya.

Buscar creatividad para intensificar los

Precursillos apoyándonos en los valores

del Carisma Fundacional.

Renovar las fichas con datos simples y

precisos.

Reflexionar si como dirigente estoy

viviendo y actuando el apostolado que

elegí mostrando el testimonio de vida y

además vivenciando las cualidades

naturales y sobrenaturales.

Actuar con sentido de pertenencia del MCC

Precursillar jóvenes maduros sin limitar

las edades.

Detectar los candidatos acercándose en

forma de amistad, disponiendo del

tiempo necesario, esperando el

momento oportuno para invitarlos al

triple encuentro.

Intensificar la oración comunitaria:

retomar las Horas Apostólicas, la

Adoración al Santísimo, la oración en

familia y la oración personal.

Las Escuelas podrían asignar las

prioridades según las realidades

concretas en cada Diócesis

 

 

 

 

Cursillo

 

Poca participación de Asesores Espirituales en la preparación del Cursillo

Observamos que las distintas realidades en las prácticas y actitudes de los Dirigentes son diversas de acuerdo a las problemáticas y necesidades de cada diócesis. Las más comunes son: No vivir plenamente los valores fundacionales del carisma del MCC lo que provoca: tener una vida poco testimonial, poca coherencia entre Fe y vida, falta de compromiso, responsabilidad y disposición, poco interés en la formación metodológica, doctrinal y espiritual, disgusto de algunos auxiliares cuando no son llamados a integrar equipos, falta de participación de la comunidad, oración, presencia en despedidas y clausuras, etc.

Elección de dirigentes para el equipo poco comprometidos y con poca formación.

En algunos casos se seleccionan a los dirigentes teniendo en cuenta que tengan reunión de grupo, que participen de jornadas de metodología, participación en las Ultreyas y Escuela de dirigentes, y en otro caso se tiene más en cuenta a la persona. Hay diócesis que no cuentan con rollistas que reúnan las condiciones antes mencionada y se ven obligados a convocarlos. "Hay una gran dispersión de los rollos del tercer día del Cursillo, esto provoca confusión en los dirigentes que quieren ser fieles a la verdadera metodología" (sic). A algunas diócesis les preocupan la proyección del día Domingo y las diferencias en algunas diócesis entre los rollos de ese día ya que algunas utilizan los rollos "originales" considerando que de esa manera refuerzan el mensaje y otras utilizan los rollos de la carpeta de los Rollos Laicos del MCC. Respetar los tiempos de Cursillo, no acelerarlo, especialmente el día

Domingo.

Un grupo dice: "ha pasado que en

algunos equipos se producen

situaciones inconvenientes entre las

actitudes de los dirigentes y los

cursillistas asistentes y en otros

hubo desordenes emocionales".

Escasa participación de los

dirigentes en el acompañamien-to

de la Reunión de Grupo.

En cuanto a la comunidad vemos un

aflojamiento en las intendencias,

palancas y oraciones para el

cursillo.

Diversos grados de maduración en

cuanto a la conciencia de ser

instrumentos en manos del Espíritu

Santo.

Falta de sigilo en la preparación del

Equipo

Pocos testimonios en los rollos

Se buscan testimonios extremos no

cotidianos.

Hay grupos que señalan en cuanto a

la metodología que existen algunas

comunidades que no comparten los

rollos y testimonios durante el

rodaje lo que aparece como

dificultad para la concatenación de

los rollos.

Hay distintas formas de obtener fondos para solventar los costos del Cursillo y el pago de los participantes.

La relación Laicos-Sacerdotes: En algunos casos es buena pero con dificultades en el acompañamiento por falta de disponibilidad de tiempos. Hay diócesis que la relación es excelente y otras en que la relación es mala. En algunos casos se suple con la presencia del Diácono.

Falta de compromiso y acompañamiento a los cursillistas por parte del equipo después del Cursillo.

Hay rollos que son presentados en la preparación y leídos frente al equipo en conjunto con los testimonios.

En algunos casos se presentan testimonios que son largos, "viejos", tristes y no motiva-dores que pueden resultar negativos

Para formar un equipo que sea una verdadera comunidad cimentada en el amor es necesario que en las reuniones se comparta la vida y se observa que una buena formación metodológica y espiritual ayuda a la formación del grupo.(2)

Existen equipos en los cuales hay dirigentes y/o sacerdotes que faltan a reuniones de rodaje.

Dificultad para integrar las Decurias por deficiencias en la información que surge de las fichas.

Se presentan equipos no heterogéneos en cuanto a la edad que dificultan llegar a los Cursillistas jóvenes.

Se nota la pérdida de muchos gestos propios: abrazos, palmadas, apretones de manos, grito De colores después de los testimonios, etc.

Muchas veces los rollos son más catequéticos y doctrinales que vivenciales.

En algunos casos hay un buen ensamble de Sacerdotes-Laicos y en otros hay dificultades.

Los sacerdotes deberían hacer las Jornadas de Metodología al igual que los laicos.

Respetar los roles de los Laicos y de lo Sacerdotes.

Se ve un aflojamiento en la participación de las Clausuras por parte de la comunidad.

Muchas veces falta conciencia de la

importancia del Sacramento de la

Reconciliación.

El dirigente que forma un equipo

debe estar firme en su "trípode".

Algunas veces cuesta compro-meter

a los dirigentes en la conformación

de los equipos

En algunas diócesis en donde las

distancias son muy extensas cuesta

la integración de los equipos.

 

El Cursillo es obra del Espíritu Santo pero por muchos errores de los Dirigentes algunas veces hacen que los frutos no sean los que Dios espera y el MCC necesita. No se vive plenamente los valores fundacionales del MCC: amor, alegría, vida, libertad, amistad, convicción, persona, normalidad, sinceridad, criterio, sigilo, humildad.

Algunos opinan que en el tercer día de Cursillos se bajan los decibeles, los rollos no son proclamados con la fuerza de los primeros días y se hacen más livianos y los propios integrantes del equipo disminuyen el entusiasmo. Si el equipo no ha formado una real comunidad es factible que la eficacia del cursillo no sea total. La clave del Cursillo es el Sagrario

El Cursillo funciona como Gracia de Dios, que es, pero le restamos eficacia por falta de eficiencia, compromiso, seguimiento, caridad, tolerancia y humildad. Adecuar todo el Cursillo al Carisma Fundacional para que los dirigentes puedan asumir los compromisos de las pautas sin contradicciones.

Que la elección de los dirigentes se realice de entre los que asisten asiduamente a Escuela y Ultreya. Que esos dirigentes tomen la decisión de ser dirigentes del MCC; que el contacto frecuente con el MCC los alentará al estudio de lo metodológico, de la esencia y de la finalidad. Para que se produzcan la vivencia de los valores del Carisma Fundacional tenemos que hacer tomar conciencia a los dirigentes del valor de la persona. No recurrir a espectacularidades que asombran pero que no convencen. Tener en cuenta principalmente el libro Vertebración de Ideas.(3). No obstante a pesar de lo que hoy vive la sociedad el MCC responde

y funciona eficaz-mente. - Un grupo se manifestó en los siguientes términos: " La falta de amor del Cursillista hace: que su compromiso falle, su testimonio se vuelva incoherente, su esperanza fiaquee; se vuelve indiferente a todo y a todos; se cree super, hiper, pisotea la humildad; el valor del secreto y/o el dolor compartido se hace trizas con la rotura del sigilo, el Espíritu Santo pasa a ser su arma cotidiana en vez de ser EL INSTRUMENTO para que el Espíritu se manifieste; la hipocresía lo (nos) lleva a olvidarnos de ser persona, preocupándonos más en fichas en lugar de personas"

 

Un grupo opina que es correcto como se actúa de acuerdo a los basamentos del MCC.

Como en algunas diócesis el Sacerdote no participa de las reuniones de rodaje o va al Cursillo "de a ratos" piensa en la posibilidad de sumar Diáconos, o sacerdotes de otras Diócesis que estén dispuestos a viajar. A partir de reforzar el 3° Dia, opinan todas las diócesis de un grupo que ello traerá como consecuencia mayor cantidad de fichas. El domingo tiene que ser un día fuerte y no que el Sábado aparezca como la culminación del Cursillo. No "apurar" los tiempos. Estudiar nuevas estrategias para el Precursillo.

Renunciar al individualismo en pos del bien común, ponerse en el lugar del otro. Si lo amamos lograremos que permanezca en el MCC; trabajar en el crecimiento de la conversión personal.

El MCC necesita dirigentes para el

MCC y compromiso por parte de ellos.

Actitudes de tolerancia, comprensión,

saber escuchar, más Piedad, Estudio y

Acción, acompañamiento.

Encarnarse en la realidad, estar atentos

como dirigentes a la necesidad de los

demás. Coherencia de vida, sigilo,

responsabilidad, formación

metodológica, todo con alegría,

esperanza y caridad y profunda

convicción que lo hacemos de la mano

del Señor para cumplir su misión.

Hacer que el equipo se comprometa a

mantener la dinámica y los tiempos del

Cursillo.

Comprometer a otros Cursillistas

personalmente para asistir a las

Clausuras.

Que el equipo seleccionado tenga la

formación necesaria respecto al método

y al carisma fundacional.

Aquel que presente la ficha haya hecho

un buen precursillo y conozca al

candidato para lograr una buena

selección.

No se debe aceptar una ficha si el

Padrino no ha demostrado haber tenido

durante el año un curso o charla de

formación.

Incrementar las visitas al Santísimo

durante el Cursillo.

Las escuelas tienen que ser formativas y

participativas desde el Ver-Juzgar-

Actuar

Formación doctrinal y metodológica,

actualizada conforme a los tiempos y

lugares.

Hemos sido llamados a una vocación

concreta y desde el punto de vista

evangélico tenemos que dejarnos guiar

por Él y desde lo metodológico

volviendo a la fuente, a los inicios, al

Carisma Fundacional.

Reveer con continuidad desde el

Dirigente como crece y se afianza el

binomio compromiso-fe.

 

Poscursillo

 

Si no tenemos un buen poscursillo no tendremos un buen precursillo y cursillo.

Es prioritario el encuentro personal, y el precursillo sigue, crece, avanza cuando buscamos conocer más a Cristo, nos enriquece e impulsa a querer conocerlo más cada día.

Un grupo cree que lo que más falla de los tres tiempos del método es el poscursillo, y conocer la esencia y finalidad del cursillo nos ayuda a poner énfasis en esta etapa.

Se detecta: falta de seguimiento, falta de acompañamiento de los Padrinos, falta de conciencia de la comunidad del compromiso de seguimiento.

- Nuevas realidades sociales.

-Está menos pautado.

- Hay que trabajar más en el acompañamiento del nuevo hermano. (3)

- En el domingo poner mas énfasis en todos los rollos sobre todo Grupo y Ultreya (3)

- Responsabilidad, constancia y compromiso con el nuevo hermano.

- No siempre los sacerdotes son cursillistas.

-No damos el tiempo suficiente para que el Cursillista desarrolle su propia vocación.

Los trabajos de los grupos en su mayoría fueron muy descriptivos de sus realidades locales y particulares respecto al desarrollo de las Ultreyas, Reuniones de Grupo, Escuela y Secretariado. Notándose en general que en todos lados hay Ultreyas, Reuniones de Grupo y Escuela con diferentes características en cuanto a frecuencia y desarrollo. Enumeramos las más destacadas.

- En la reunión de grupo de los nuevos Cursillistas no hay siempre buenos rodajes.

- Muchas veces los cursillistas desconocen la finalidad de las Reuniones de Grupo, existiendo reuniones sin compromiso, sin revisiones de vida. Se coincide que son necesarias.

- Cuesta la continuidad de la Reuniones de Grupo que es esencial.

- Reuniones de grupo mixtas en algunas diócesis. Existe la intención de reencausarlas.

- Hay grupos muy cerrados que no tienen apertura a la Ultreya y sin proyección apostólica.

- No existen las cantidades de grupos que deberían en relación al número de cursillistas.

- Cuando salen del cursillo algunos grupos salen conformados.

- Se intenta respetar el procedimiento que corresponde, algunas veces se logra y otras no.

- Se tiene conciencia que la Reunión de Grupo es un instrumento muy importante de evangelización.

- El método es perfecto pero falla cuando no se vive la amistad, se rompe el sigilo y se pierde la sinceridad.

- En los testimonios de las Ultreyas no aparece la vivencia en los ambientes y a veces parece más una reunión social.

- Dificultades para contar con sacerdotes en la Ultreya.

- En algunas diócesis poca frecuencia en las Ultreyas y en otras poca asistencia (aunque hay muchas reuniones de grupo a comparación de los asistentes a Ultreya), hay sensación que no les interesan las Ultreyas.

- Hay Escuelas metodológicas, con temas espirituales, participativas, etc.

- Hay caso en que dentro de las tres vertientes la más desarrollada es la de la de Comunión, luego la de Formación y luego Santidad.

- En algunos lugares hay incoherencia y diferencias entre Escuela y Secretariado.

- Hay lugares que no cuentan con escuela.

- En algunos lugares es difícil la relación con los Sacerdotes.

- Hay escuelas a las que asisten todos los cursillistas que lo deseen y otras que se manejan con invitaciones.

- En algunas diócesis hay dirigentes de escuela que asisten a la misma con el interés de llegar a ser nombrados Rectores o formar parte del Secretariado.

- En la mayoría de las diócesis se producen periódicamente renovaciones totales o parciales del Secretariado, pero también hay otras que no se renuevan de la misma manera.

- En algunas diócesis falta de acompañamiento al Secretariado por parte de los Asesores Espirituales.

- No todos los Secretariados tienen la misma organización.

 

Desconocimiento y parcialización que lleva a la falta de adhesión al Carisma fundacional del MCC.

No hay conversión permanente

Hay tibieza y perdemos entusiasmo.

Se pierde por momentos el centro en Cristo como ideal a seguir y difundir para modificar valores y criterios que permitan vertebrar cristiandad en los ambientes.

Poca formación de los dirigentes.

Falta de formación, compromiso e ilusión de los dirigentes.

Búsqueda de protagonismo

Falta de sentido de pertenencia Desconocimiento del mandato del Señor de ser misionero.

Influencia de los problemas laborales, falta de tiempo, inseguridad, falta de fervor apostólico y celo entre los dirigentes.

Falta de valorización de las herramientas del MCC a disposición de los nuevos hermanos.

El poscursillo es para que revisemos siempre y vivamos nuestra Gracia y así ser lazos de luz para los hermanos.

Deficiencia en la preparación de los equipos que facilita desviaciones.

Reunión de Grupo

El rollo Reunión de Grupo y Ultreya no alcanza a motivar la formación de la misma. A veces no está encarnado en el rollista y son solo casos teóricos. No porque se de mal el rollo sino porque son muchos los contenidos, es el último día, último rollo, etc.

Existen desviaciones en la finalidad de las mismas (reuniones mixtas)

Falta de acompañamiento de los dirigentes hasta lograr la definitiva inserción en un grupo y en una comunidad cristiana.

Ultreya

La animación debe ser realizada por gente que entusiasme en función del objetivo de la Ultreya: animar, dar esperanza, clima de alegría, etc.

La Ultreya es responsabilidad de todos.

Es inadecuado el uso de esta herramienta cuando las mismas son esquemáticas, sin vida y se pierde la alegría del encuentro. En algunos casos hay Ultreyas demasiado extensas.

Dificultades de distancias y seguridad impiden una asistencia regular en las grandes ciudades.

Falta de testimonios vivenciales, cayendo en meras formulaciones doctrinales y formativas.

Escuela

Es un instrumento importante para la vida del MCC y se debe tratar de incentivar las 3 vertientes en forma equilibrada.

Es el lugar en donde se nutre el MCC para la perseverancia y para la formación.

La poca asistencia se debe entre otras cosas por no encontrar los medios suficientes para convocar y entusiasmar. Los temas deben ser lo suficientemente profundos para permitir la formación. Un gran impedimento es que algunas escuelas se vuelven rígidas, estructuradas, catequéticas, filosóficas, no kerygmáticas y poco atractivas.

Las Escuelas no funcionan cuando no tienen planificación.

Secretariados

Se debería definir el perfil adecuado para integrar el secretariado, alguien que tenga ganas de hacer con actitud de servicio, con actitud más que con aptitud; pues el secretariado es custodio de la mentalidad, esencia y finalidad, custodio del correcto uso del método y de todos los aspectos organizativos en relación a la estructura, por esta razón es importante el perfil de sus integrantes que sean una vocación. Secretariado como servicio y no como poder. Conformando una armónica y sólida comunidad de hermanos centrados en Cristo y velando por el método.

No debe tener diferencia con la Escuela.

No debe ser piramidal pues reduce el espacio de desarrollo de los miembros del MCC.

Secretariados que trabajan solos con poco acompañamiento del Sacerdote

Sacerdotes que absorben demasiado

Secretariados que acompañan poco a los Subsecretariados (Delegaciones)

 

Falta de acompañamiento del Padrino. Preparar a los dirigentes para hacer jornadas de escuela, entusiasmar y mantener la permanencia y tomar conciencia de pertenencia.

Fomentar la realización de los medios que posee el MCC para difundir el Carisma Fundacional.

Utilizar como herramienta eficaz para la perseverancia la Escuela de Servicios dando lugar a todos los hermanos para la participación activa en ella.

Revisión personal y profunda, dejar de ser superficial para poder ser testimonio. Concientizarme para concienciar. Evaluación personal y corrección fraterna.

Una acción centrada en Cristo velando en la amistad con Él, por Él y en Él. Cada uno debe renovar en forma permanente el triple encuentro para proyectarlo a la comunidad, recreando dinámica y crecimiento en la Gracia en modo conciente, creciente y compartido. Evaluar la realidad para adaptar la Ultreya Permanente al Kerigma del MCC.

Es fundamental revisar si somos lo que decimos. Debemos ser Cristianos las 24 horas. Coherencia entre fe y vida. Tomando conciencia que somos cristianos en todos los ambientes. No conformarnos con la realidad que nos rodea. Plantear una lucha frontal contra el conformismo.

Revisar seria y profundamente el cupo para mejorar nuestra espiritualidad y nuestro accionar.

Tomar conciencia de la importancia de vivir lo fundamental cristiano.

Participar a las Escuelas del material trabajado en este encuentro.

Mucha palanca y mucha oración.

Desechar el personaje para que realmente brote naturalmente la persona al impulso del E. Santo.

Estar abiertos a la realidad actual de los cambios de los signos de los tiempos. Conocer la realidad del mundo donde vivimos nuestro poscursillo.

Reunión de grupo

Responsabilidad compartida entre el equipo y los padrinos. El equipo debe ser atento y caritativo guardián de la metodología de la reunión de grupo

El dirigente debe tener testimonio de reunión de grupo para poder participar de un Cursillo

Algunas diócesis tienen carteleras y/o buzón para los que no tienen R.G. y pueden encontrar una.

Ultreya

Que la Ultreya sea una manifestación comunitaria y testimonio vivo del apostolado en los ambientes.

Dar la bienvenida y acogida a los nuevos

Incentivar la participación y participar en forma directa en la Ultreya

Procurar la participación de los Sacerdotes y Asesores en la misma. Procurar un clima de acogida cordial, alegría por la participación y el encuentro con los hermanos.

Promover a través de la formación integral del nuevo cursillista su continuo proceso de conversión impulsando su crecimiento en la fe y preparándolo para su proyección y apostolado en sus ambientes respetando su vocación personal.

Escuela

Propiciar que las diócesis que no tienen escuela la implementen.

Desarrollar los contenidos para que se concreten como escuela de formación, comunión y santidad, perfeccionándolas paulatinamente.

Deben ser estructuras operacionales abiertas y participativas, con apoyo concreto de parte de los Asesores Espirituales y Sacerdotes.

Que sea atrayente, alegre, espacio de formación y espacio de perseverancia. Fomentar las distintas comisiones para facilitar la participación de todos.

Tratar en la Escuela como formación, cómo encarar los rollos.

Secretariado

Que sean fieles custodios de la mentalidad, esencia y finalidad del MCC

Debe ser extremadamente cuidadoso con la selección de candidatos y de los integrantes de equipos de Cursillos.

Que sea una estructura de servicios y no de poder, por lo que resulta imprescindible que se defina el perfil de sus integrantes y que se renueve periódicamente para darle nueva vida.

Participación de los integrantes en Ultreyas, Escuelas, etc.

Apoyo permanente a la Ultreya, R.G., escuela compartiendo trabajos.

En aquellas diócesis en que existen subsecretariados (delegaciones) asistirlos.

Consideramos que todos somos hermanos al servicio del Señor y no corresponde apropiarnos como dueños del MCC corresponde la frase "nada de

chapa"

Desde el Evangelio seguir a Cristo y vivir lo fundamental Cristiano, considerando que todo somos hermanos al servicio del Señor_

 

(1) Esto es aplicable en el tiempo de Cursillo

(2) Esto pertenecería al Juzgar

(3) Pertenece al Actuar

 

Configurar Mail  / Contacto: secretaria@mccdeargentina.org.ar